Muebles Armonizados

Elaboración a medida de muebles artesanales ecológicos y armonizados.

Carpintería Ecológica. Madera maciza natural cepillada y tratada con aceites naturales.
Los únicos materiales usados en su fabricación son maderas nobles, tintes y barnices ecológicos. Libres de substancias tóxicas como colas sintéticas, formaldehído o pentaclorofenol.
El formaldehído es un sustancia cancerígena. Este veneno se encuentra en la composición de los aglomerados a base de resina sintética, en algunas pinturas, productos desinfectantes y colas. Cuando se respira en el aire produce inflamación de mucosas nariz, ojos... en una relación directamente proporcional al incremento de temperatura.

Nuestros muebles no contienen ningún elemento metálico (clavos, espigas, etc) susceptible de afectar negativamente a la salud, sobre todo durante el descanso nocturno. Las camas se entregan con colchones de látex natural, sin muelles metálicos, los cuales actúan como antenas helicoidales que emiten en todas direcciones. Los colchones naturales no desprenden substancias tóxicas como los colchones sintéticos (styreno, isopropylbenceno, nitrobenzeno, 1-methyl-2-ethylbenzeno,1,3-dicholrobenzeno...). Otro de los problemas de los colchones sintéticos son los PBD -retardadores de fuego-, que pueden llegar a representar hasta el 30% del peso de la espuma, que se desprende de los colchones en forma de polvo. El PBD afecta a la tiroides y puede causar problemas neurológicos e interferir con el sistema reproductor.

Todos las piezas tienen terminaciones curvas, evitándose de este modo las emisiones de forma negativas de las esquinas de 90º, conocidas en Feng Shui como flechas envenenadas.

Durante la fabricación de cada pieza se incrustan gemas: cuarzos, turmalinas u otras piedaras para armonizar y proteger frente a las energías negativas del entorno.

En la construcción de los muebles se respeta la polaridad de los madera, lo que favorece la circulación de las energías microvibratorias, resultando en piezas cálidas y vivas.

Es posible la elaboración de muebles que contrarrestan las efectos nocivos de algunas alteraciones telúricas como las corrientes de agua subterránea. Aunque siempre es recomendable evitar los lugares geopatógenos, muchas veces no es viable cambiar de sitio la cama o la mesa de trabajo. En estos casos, los muebles pueden ser de gran ayuda para neutralizar lugares alterados.

Todos los muebles están diseñados bajo Geometría Sagrada. La geometría sagrada maneja las proporciones que encontramos en la naturaleza y en todos los seres vivos, humanos, animales y plantas. Todo lo que existe se manifiesta sin exceptción a través de la proporción sagrada.
El Número de Oro fue usado en la antiguedad para crear edificaciones, templos, esculturas o pinturas de proporciones armónicas. Los maestros canteros usaban el número de oro en la construcción de catedrales e iglesias.

Lo que confiere a una obra de arte su belleza es nuestra reacción inconsciente a la geometría sagrada que subyace en la misma. Su perfección inherente no se debe a los materiales o colores que la conforman, sino a a las proporciones armónicas de su diseño, dictadas por las leyes de la geometría sagrada que rigen el universo.
Se comprueba facilmente mediante kinesiología como un objeto que no cumple las proporciones sagradas nos desvitaliza.

Geometria Sagrada El número de oro o número Phi (ver fórmula) es el único número del universo que cumple que si se calcula su cuadrado, da como resultado el mismo número más una unidad, y si se hace el inverso, el resultado es el número de oro menos una unidad.
La sección Aurea, también llamada proporción áurea, es la división armónica de un segmento en media y extrema razon. Es decir, que el segmento menor es al segmento mayor, como éste es a la totalidad. De esta manera se establece una relación de tamaños con la misma proporcionalidad entre el todo dividido entre el mayor y el menor.

Un ejemplo sencillo de proporciones áureas sería el de un rectángulo cuyo largo dividido entre su ancho nos da el número de oro Phi (1,618...).
El número sagrado es la relación entre la superficie del círculo y la superficie de un cuadrado cuyo lado sea igual al diámetro del círculo.

Veamos el empleo de la sección de oro en algunos de los monumentos más relevantes de la humanidad.

número oro en Pirámide Keops Si dividimos la altura de cualquiera de los tres triángulos que forman la Gran Pirámide de Keops entre su lado observamos que es igual a 2 Phi (dos veces el número de oro).

En el Partenón de Atenas (s. V a.C.) también encontramos el número áureo en numerosas proporciones. Por ejemplo, la base del frente es a la altura multiplicada por Phi. Para los griegos la fórmula matemática para conseguir la belleza era el número de oro.

El famoso hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci nos muestra las proporciones áureas del cuerpo humano. Encontramos el número Phi miles de veces en el cuerpo humano: la relación entre la altura total y la distancia del ombligo al suelo, el largo total del brazo hasta la punta del dedo medio dividido por el largo del antebrazo hasta la punta del dedo medio, la relación entre la longitud de la mano y la longitud del antebrazo, la relación entre las falanges de la mano, la relación entre la longitud de la cabeza y su anchura...

A partir del número de oro se obtiene la espiral áurea. La galaxia en la que vivimos, la Vía Láctea, es una espiral. Podemos escuchar sonidos gracias al caracol con forma de espiral del oído interno. También encontramos la espiral en el ADN y en la concha de numerosos moluscos (de hecho, las caracolas crecen en función de proporciones áureas).
El movimiento en espiral es uno de los movimientos fundamentales de la naturaleza. Es tan importante que si no existiera la sangre no podría moverse por las venas del cuerpo.

La sucesión de Fibonacci 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, en la que cada término se obtiene sumando los dos anteriores, es otra constante en la naturaleza. Si se divide cada término por su siguiente en la sucesión, nos da otro número que en la medida que aumentemos en la serie tiende cada vez más a acercarse al número de oro. Encontramos la serie de Fibonacci en toda la naturaleza: el número de semillas de un girasol, los pétalos de cualquier flor, la disposición de las piñas de un pino...


"Todo está regido por números y formas matemáticas". Pitágoras.


CONTÁCTANOS para pedir presupuesto, o para cualquier consulta.

Ir arriba                      ImprimirImpresión                          Enviar a un amigo