Armonización por gemas

Las piedras nos permiten armonizar las casas o, de ser necesario, elevarlas vibratoriamente, con el fin de potenciar la salud y el bienestar , así como neutralizar posibles energías negativas.

Se debe estudiar cada vivienda para decidir cuales son las piedras más adecuadas.

Las piedras más utilizadas en armonización son los cuarzos y las geodas de amatista.

Las Geodas son muy potentes y pueden contrarrestar los efectos nocivos del telurismo. Con ellas podemos mover fácilmente las líneas del campo magnético, especialmente las líneas Curry. Las geodas de amatista atraen radiaciones perjudiciales de los equipos eléctricos, por lo que se recomienda colocarlos cerca dl ordenador, televisor, cadena de música, etc.

Los cuarzos transparentes relajan, equilibran, eliminan la tensión y el estrés, sobre todo si nos encontramos en lugares muy alterados por campos electromagnéticos. En estos casos se recomienda colocar drusas de cuarzo en las esquinas de la habitación alterada.

Un diamante en la entrada de la casa aporta una energía muy especial. Se coloca en la zona interior del marco de la puerta. En Feng Shui se recomienda cuando existe una fuga de Chi o falta una zona de la entrada.

Rubí. Piedra que se utiliza en Feng Shui para equilibrar el exceso de agua, o la falta de energía fuego.

Topacio Imperial. Activa en el Feng Shuiel área simbólica de la Tierra. Resulta útil cuando hay pérdidas de chi, como por ejemplo cuando el baño está situado en el centro de la vivienda.

Se pueden colocar piedras con el fin de armonizar habitaciones con energía negativa, como por ejemplo, estancias en las que la gente suele irritarse o discutir, o en dormitorios donde no se descansa adecuadamente.

Es importante limpiar los cristales periodicamente para devolverles la energía. Los métodos más utilizados son enterrarlas en sal o exponerlas al sol durante unas horas.

En el mercado existen muchos aparatos armonizadores, pero según nuestra experiencia, si bien al principio cumplen su cometido, con el tiempo pueden cargarse y empezar a tener el efecto contrario. Habría pues que testar su efecto cada poco tiempo.

Otros elementos armonizadores pueden ser chimeneas, fuentes, acuarios. Evidentemente hay que testar el lugar donde colocarlos para que realmente cumplan su función armonizadora.

CONTÁCTANOS para pedir presupuesto, o para cualquier consulta.


Ir arriba                      ImprimirImpresión                          Enviar a un amigo